Cocinar y alimentarse es un placer para algunos y una tarea de supervivencia para otros. En estas profundas diferencias, hay una cuestión fundamental que debe acordarse: el consumo de frutas y verduras.

Se trata de una fuente valiosa de minerales y vitaminas y uno de los factores esenciales para una alimentación sana y correcta.

El consumo recomendado por los expertos oscila entre tres y cinco piezas combinadas a lo largo del día. Por ejemplo, se puede incluir una fruta en el desayuno y otra en la merienda y una ensalada de verduras en cada una de las comidas principales como el almuerzo y la cena. También se pueden hacer licuados de frutas y verduras, tanto para el desayuno y la merienda como para acompañar las comidas. A su vez, las frutas son la mejor opción para consumir entre comida y comida, ya que para el metabolismo funcione mejor es importante no pasar muchas horas sin ingerir ningún alimento.

Los beneficios de consumir esa cantidad de frutas y verduras son los siguientes:

– Nos hidratan: la mayoría de las frutas y verduras son ricas en agua. por lo que ayudan a nuestro organismo a mantenerse hidratados, mientras que favorecen y facilitan la eliminación de toxinas y desechos del organismo.

 

– Ricos en vitaminas fundamentales para el buen funcionamiento del organismo como la A, C, E, del complejo B y la K. Algunas son más ricas en unas que en otras pero todas aportan nutrientes necesarios.
– Son antioxidantes: sus propiedades antioxidantes protegen al organismo de los radicales libres que buscan dañar las células por lo que evitan enfermedades degenerativas y en envejecimiento prematuro.
– Aportan fibra: la fibra es un nutriente fundamental para el sistema digestivo y favorecer sus procesos, su consumo ayuda a regular la función intestinal, evitar el estreñimiento. Mientras que es recomendado para prevenir y tratar enfermedades como la diabetes y la obesidad.
– Bajos en grasa: tanto las frutas como las verduras son muy bajas en grasas y quienes las contienen, contienen grasas saludables que lejos de perjudicar al organismo le favorecen.