Las zanahorias son una raíz comestible muy habitual en la alimentación. Es un alimento relativamente económico y uno de los más nutritivos y medicinales de la dieta. Aporta muchos antioxidantes, fibras y tiene grandes propiedades para el aparato digestivo y para la salud de la vista.

 

Son muy ricas en ácido fólico, potasio, calcio, magnesio y Vitamina C. Pero si en algo se destacan las zanahorias sobre los demás vegetales es en su gran aporte de Vitamina A.

 

Su color anaranjado es debido a uno de los pigmentos vegetales con propiedades antioxidantes, llamados betacarotenos. Estos componentes tienen propiedades vitamínicas, es decir, que el hígado transforma en Vitamina A, vitamina necesaria para la salud de la piel, formación de los huesos, fertilidad y reproducción.

 

Además, la zanahoria hervida al vapor o en puré es ideal para personas que sufren de gastritis, dolor de estómago, úlceras digestivas, estreñimiento, hemorroides, enfermedades intestinales, etc. Esto porque tiene propiedades suavizantes y calmantes de la mucosa digestiva. Ayuda a reparar el intestino irritado y, cuando se consume regularmente, su fibra normaliza el tránsito.

¡Aprovechemos sus beneficios!