frutilla 2

Fuente de poderosos nutrientes, las frutillas son un excelente recurso para prevenir el sobrepeso, la obesidad y numerosas enfermedades. Aliadas privilegiadas de la salud, brindan saciedad gracias al aporte de fibra (2.6 g cada 100 g) y favorecen la eliminación de líquidos, debido a su elevado aporte de agua.

Todos las podemos utilizar, salvo en insuficiencia renal y en diarrea. Presenta minerales como calcio, potasio, yodo, silicio, fósforo, magnesio, vitamina C, A (carotenos) y E (antioxidantes), B1, B2, B3 y B6, K.

 

Es mejor consumirlas crudas, ya que cuando se cocinan pierden las propiedades antioxidantes provenientes de la vitamina C.

 

Propiedades

1 – Analgésicas, antiinflamatorias y anticoagulantes, a causa del aporte de ácido salicílico.

 

2 – Presenta fitonutrientes que contrarrestan los efectos de los radicales libres, que ocasionan ciertos tipos de cánceres, y evita la inflamación fundamentalmente en enfermedades reumáticas.

 

3 – Previene la constipación debido al elevado aporte de fibra y de agua.

 

4 – Aumenta las defensas del organismo por el aporte de vitamina C, un efecto que es mayor cuando las frutillas son maduras. Ideal para prevenir resfríos y enfermedades respiratorias.

 

5 – Evita la anemia: por la existencia de vitamina C, que ayuda a la fijación del hierro.

 

6 – Vitamina E: poderoso antioxidante que combate los radicales libres, evitando el envejecimiento prematuro de la piel.

 

7 – Apta para diabéticos: su índice glucémico es bajo.

 

8 – Favorece el arrastre del colesterol sanguíneo, debido a la presencia de fibra, pectina y lecitina, y favorece la disminución de la fracción mala del colesterol LDL.

 

9 – Purifica la sangre.

 

10 – En la gota: ayuda a disolver las sales que se producen por el exceso de ácido úrico, y esto se debe a que son muy diuréticas.

 

11 – Combate problemas circulatorios y hemorragias intestinales.

 

12 – Cura heridas: machacando las hojas y aplicándolas sobre la zona.

 

13 – Propiedades bacterianas: si se utiliza el jugo, protege a los dientes del mal aliento y de las caries.

 

14 – Evita el envejecimiento cutáneo, dado que aumenta la producción de colágeno.

 

15 – Limpia las impurezas de la piel: la pulpa se puede utilizar en la preparación de compresas.

 

16 – Previene enfermedades cardiovasculares: por la presencia de minerales (calcio y magnesio, entre otros).

 

17 – Combate los dolores menstruales y el síndrome premenstrual: evita la inflamación y la retención de líquidos, debido a la cantidad de agua que presenta.

 

18 – Sedante: utilizando las hojas en la elaboración de té.

Es interesante que las utilices fundamentalmente crudas para aprovechar sus numerosos principios nutritivos y prevenir muchas enfermedades.