El viernes santo, la mesa de almuerzo familiar cambia un poco respecto a otros feriados que terminan siendo motivos de reunión y reunión entre pares.

 

Las verduras y el pescado protagonizan el menú del día.  Entre las verduras, la acelga, el apio, las berenjenas, el coliflor,  el brócoli, la cebolla, la espinaca, el repollo y la lechuga son los alimentos de estación para consumir en esta fecha.

 

Entre ellas, la coliflor es la verdura más solicitada del viernes santo. Su exquisito sabor, sus nutrientes y su variedad de preparación se conjugan para ser una de las verduras preferidas del consumo masivo.

 

La coliflor puede prepararse al horno con queso, a la sartén acompañando tallarines u otra pasta, hervirlo con aceite y vinagre, crudo en ensaladas o preparar tartas y tortillas de coliflor.

 

Si bien al cocinarlo larga un olor muy fuerte y por ello muchos lo evitan, perdemos de vista la cantidad de beneficios que tienen:

– Es rico en nutrientes y minerales:  grandes cantidades de vitaminas A, K, magnesio, potasio, fósforo, vitaminas B como el folato, la niacina, riboflavina, ácido pantoténico y tiamina más una larga lista de nutrientes.

 

– Es antiinflamatorio: Los ácidos grasos omega-3 y la vitamina K de la coliflor ayudan a prevenir la inflamación crónica que conduce a condiciones tales como artritis, dolor crónico y ciertas condiciones intestinales.

 

– Es diurético y depurativo: El principal componente de la coliflor es el agua, aunque también presenta un alto contenido de potasio y un bajo aporte de sodio. Esto hace de la coliflor una verdura que favorece la eliminación del exceso de líquidos en nuestro organismo

 

– Un aliado durante el embarazo: La coliflor es una buena fuente de folatos (o ácido fólico), que participan en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. Su consumo resulta de gran interés para la mujer embarazada, dado que una buena cantidad de ácido fólico (B9), es necesaria para un embarazo saludable.

 

– Ayuda a la digestión: su contenido en fibra le confiere buenas propiedades laxantes, por lo que su consumo nos ayuda tanto a prevenir como a mejorar el estreñimiento.