A esta altura ya imploramos los calurosos días de los diciembres inaguantables. El frío está tan frío que un rayito de sol que caliente un buen rato nuestra ventana, patio o cocina parece un deseo inalcanzable.

Pero por suerte, además de abrigarnos y salir poco del hogar, algo podemos hacer ante las bajas temperaturas que se nos presentan: consumir todo tipo de cítricos.

La mandarina, naranja, pomelo, limón son las aliadas de nuestro sistema inmunológico. Su gran cantidad de Vitamina C fortalece nuestras defensas y nos cubre de enfermedades respiratorias o de gargantas, típicas de la época invernal.

Estas frutas pueden consumirse enteras o en jugo y también acompañando algún plato salado o dulce. Lo importante es su ingesta diaria. Una fruta cítrica por día nos aportará beneficios como:

1) Prevención de infecciones de la mucosa.
2) Equilibran la presión arterial.
3) Revitalizan el organismo y fortalecen los tejidos.
4) Desintoxican. Liberan al organismo de las sustancias tóxicas que proceden del medio ambiente y que favorecen los tumores malignos y el cansancio.
5) Favorecen la salud de la piel. Esto se debe a la presencia de aceites esenciales, que hidratan y que mejoran la dermis.
6) Favorecen la inmunidad. Refuerza las defensas del organismo.
7) Presentan fibra, que evita la constipación.