El verano alarga los días y nos atrae para disfrutar sus tardecitas o mañanas practicando deportes u otras actividades al aire libre. Luego de las mismas, hidratarse con frutas frescas es lo más recomendable.

* La SANDÍA es la fruta de verano más fresca e hidratante.
* Es la que más agua contiene y posee un aporte muy bajo de calorías.
* Su alto contenido en fibra es ideal para eliminar elementos tóxicos de nuestro organismo y para limpiar nuestros intestinos.
* Sus grandes porciones de magnesio y potasio la convierten en la fruta ideal para llenarnos de energía luego de las actividades físicas.

¡A ejercitarnos e hidratarnos saludablemente consumiendo SANDÍA!